En un acto de protesta que ha generado gran controversia, manifestantes ambientalistas rociaron pintura sobre Stonehenge, el icónico monumento monolítico británico, este miércoles. Las imágenes compartidas en redes sociales muestran marcas anaranjadas cubriendo algunas de las piedras de esta famosa estructura prehistórica.

Dos personas han sido arrestadas bajo sospecha de dañar el antiguo monumento, según informó la policía local en un comunicado. En un video publicado por el grupo ambientalista Just Stop Oil, se puede ver a dos manifestantes corriendo hacia los megalitos de Stonehenge y rociando pintura, mientras otra persona intenta detenerlos.

Stonehenge, situado en el sur de Inglaterra, es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y uno de los lugares turísticos más visitados de Gran Bretaña. Con el inicio del solsticio de verano este viernes, se espera una gran afluencia de visitantes, lo que hace que este acto de vandalismo sea aún más impactante.

Just Stop Oil ha ganado notoriedad en Gran Bretaña por sus protestas ambientales disruptivas. Sus activistas han cerrado carreteras importantes, interrumpido eventos culturales y deportivos, e incluso arrojado sopa a un cuadro de Van Gogh. El grupo exige que el gobierno británico termine con la extracción y quema de petróleo, gas y carbón para 2030.