Captar las complejidades del mar no es tarea fácil. Hay una infinidad de tonos de azul en un solo paisaje, además de las salpicaduras de agua y el movimiento de la espuma del mar. Y, sin embargo, la artista ucraniana Alexandra Velichko lo hace a la perfección en cada una de sus obras. Al acercarse a las olas rompientes y las escenas de playa, la pintora captura tanto la belleza como el poder del océano en sus amplias pinturas al óleo.

Velichko comenzó su viaje creativo en 2014. Si bien no había pintado al óleo antes, había completado un curso académico de dibujo. Ahora es decididamente pintora al óleo.

“Probé un poco de acuarela, acrílico y pasteles, pero las sensaciones que me da la pintura al óleo no se pueden comparar con ninguna otra cosa(…)”.

Velichko, que vive en Kiev, no ha podido ir al mar con tanta frecuencia como le gustaría. “Viajé mucho, especialmente antes de 2022. Cada vez llevaba mi cámara y tomaba cientos de fotos de referencia que podía usar más tarde, pero todas ellas no son nada sin las sensaciones que tenía al estar parado en la orilla, o en la cubierta del velero”. Lamentablemente, esto cambió con la guerra.

Afortunadamente, su casa en Kiev está a orillas del río principal de Ucrania, Dnipro, y puede ver una masa de agua cuando se despierta y se va a dormir. “Pero mi corazón es el mar, soy buceadora profesional y adoro navegar”, confiesa. Después de todo, Velichko describe la principal influencia de sus pinturas como “la naturaleza, definitivamente la naturaleza con su propia belleza, poder y fuerza”.

Si bien Velichko se ha alejado del hiperrealismo, su objetivo sigue siendo el mismo. “Quiero que mis espectadores sientan el aire salado de la brisa, que imaginen cómo se siente vivir junto al océano incluso si no lo están”, dice.