Charles Rivkin, el gran patrón de Hollywood: «España se ha convertido en el líder de Europa en el audiovisual»

<p>Hace apenas unos días, los principales estudios de cine agrupados en torno a la <strong>Motion Picture Association (MPA)</strong> anunciaban un nuevo esfuerzo en su ya implacable y casi eterna guerra contra la piratería. Quien hacía pública la contratación de un ex alto cargo del FBI para semejante empresa era <strong>Charles Rivkin (Londres, 1962),</strong> el presidente y director ejecutivo del <i>lobby </i>más influyente de Hollywood. Ahora en España, el que fuera subsecretario de Estado de Asuntos Económicos con Obama antes de convertirse en 2017 en la cabeza visible de la asociación encargada, entre otros cometidos, de calificar por edades las películas, concede una entrevista a EL MUNDO. Lo hace en el hotel Palace de Madrid un día después de entrevistarse con los reyes y pocas horas antes de otorgar sus premios anuales <strong>(por primera vez la ceremonia se celebra fuera de Estados Unidos)</strong> al director <strong>Juan Antonio Bayona</strong>, a la ex ministra de Economía y ex vicepresidenta del Gobierno <strong>Nadia Calviño</strong> y a la <strong>Policía Nacional.</strong> En mitad de la entrevista, el hombre que dio entrada a la plataforma Netflix en el selecto grupo en el que figuraban Paramount, Universal, Disney y Warner solicita explicar los motivos profundos de su viaje a España. Deseo concedido.</p>

Seguir leyendo

 El presidente de la poderosa Motion Picture Association (MPA) bendice el cine español, se entrevista con los reyes, premia a Juan Antonio Bayona, a Nadia Calviño y a la Policía Nacional, e insiste en mostrarse inflexible con la piratería tras anunciar que la taquilla se recuperará plenamente en 2025  

Hace apenas unos días, los principales estudios de cine agrupados en torno a la Motion Picture Association (MPA) anunciaban un nuevo esfuerzo en su ya implacable y casi eterna guerra contra la piratería. Quien hacía pública la contratación de un ex alto cargo del FBI para semejante empresa era Charles Rivkin (Londres, 1962), el presidente y director ejecutivo del lobby más influyente de Hollywood. Ahora en España, el que fuera subsecretario de Estado de Asuntos Económicos con Obama antes de convertirse en 2017 en la cabeza visible de la asociación encargada, entre otros cometidos, de calificar por edades las películas, concede una entrevista a EL MUNDO. Lo hace en el hotel Palace de Madrid un día después de entrevistarse con los reyes y pocas horas antes de otorgar sus premios anuales (por primera vez la ceremonia se celebra fuera de Estados Unidos) al director Juan Antonio Bayona, a la ex ministra de Economía y ex vicepresidenta del Gobierno Nadia Calviño y a la Policía Nacional. En mitad de la entrevista, el hombre que dio entrada a la plataforma Netflix en el selecto grupo en el que figuraban Paramount, Universal, Disney y Warner solicita explicar los motivos profundos de su viaje a España. Deseo concedido.

¿Nos explica qué hace por estas tierras el día del primer debate entre Biden y Trump?Estos premios honran la excelencia cinematográfica. En el pasado hemos concedido este premio a líderes extraordinarios, pero las ceremonias siempre se han celebrado en Estados Unidos. Esta es la primera vez que viajamos fuera de nuestro país para homenajear al creador Juan Antonio Bayona por su increíble contribución a la industria; a Nadie Calviño, por su ayuda en la creación del HUB audiovisual español, y a la Policía Nacional española, por su desempeño contra la piratería. Hace tres años, en 2021, el presidente Sánchez vino a Los Ángeles y organicé una reunión para él en uno de nuestros estudios. Le presenté a los líderes de Hollywood y él se comprometió a hacer de España el principal destino de los grandes estudios estadounidenses en Europa. Prometió que España sería un líder y lo ha cumplido. La percepción de algunos productores, sobre todo los independientes, es bastante más crítica y no parece tan entusiasta…Las cifran lo confirman. El crecimiento ronda el 9%, que es muy superior a los competidores europeos. El 19% de la inversión en ‘streaming’ procede de España. Y lo más importante, por dar un dato más, es que la producción local ha crecido un 37%. ¿Motivos? Nos gusta hacer películas aquí. Nos gusta el talento, nos gusta las localizaciones y nos gusta el régimen normativo. Asistimos a uno de los mercados más exitosos del mundo y ayudamos a la exportación de cultura española. Insisto con los datos. Cuando hacemos una película importante en España, se inyectan 1,3 millones de euros al día en la economía española. Y esto no es para las estrellas, sino que se trata de los trabajadores de la construcción, electricistas, proveedores de catering, peluqueros, técnicos de todo tipo…¿Y Nadia Calviño? Ya no forma parte del Gobierno.Queremos reconocer que cuando empezó la colaboración, ella era la que estaba ahí. Ella lo inició todo. Donde quiera que esté ahora seguimos sintiéndonos agradecidos por lo que hizo. Su labor ayudará a transformar la economía española en el futuro.Desde un punto de vista más global, menos español digamos, la taquilla de este año no parece a la altura de la del año pasado. ¿A qué se debe ese retroceso? ¿Fue un espejismo el fenómeno ‘Babenheimer’?El fenómeno ‘Barbenheimer’ fue un impulso maravilloso, un acontecimiento cultural de ésos que quieres vivir una y otra vez. Es cierto que el fin de semana del Memorial Day (el 26 de mayo) fue peor este año, pero confiemos en lo que vendrá con el éxito de ‘Del revés 2’ a la cabeza. Mi predicción es que volveremos a los niveles de taquilla anteriores a la pandemia el año que viene. Hay que tener en cuenta que, además del COVID, en Estados Unidos padecimos una huelga de actores y guionistas en 2024.¿No cree que el auge del ‘streaming’ de sus propios asociados arruine ese augurio tan optimista?No, los mayores clientes de ‘streaming’ son los que más van al cine. Eso está comprobado. El problema es que no hay flexibilidad en las ventanas de exhibición, que siguen siendo muy rígidas. Una película tiene que permanecer en el cine si le va bien, pero si no le va bien no debería ser vetada en otros formatos. Eso es ofrecer a los piratas una oportunidad para que roben la película. De hecho, se llama ventana de piratería.En España se da un fenómeno: los cines se recuperan poco a poco, pero lo hacen gracias a sus ‘blockbusters’, el cine independiente europeo cada vez sufre más en las salas…Lo entiendo, pero, en realidad, las películas taquilleras lo que hacen es llevar gente a las salas. Y gracias a eso, producciones como ‘Todo a la vez en todas partes’ o la italiana ‘Siempre nos quedará mañana’ se benefician del boca a oreja. En cualquier caso, se diría que la industria vive un periodo de falta de imaginación con una larga procesión de secuelas como únicos reclamos comerciales. ¿Se ha vuelto Hollywood más conservador?Mi opinión es que solo vale la pena hacer una secuela para mejorar el original. Y esta idea es compartida por casi todos los asociados. Pixar ha hecho una segunda parte de ‘Del revés’, pero ya hizo lo mimo con ‘Toy Story’ en el pasado y el público se mostró de acuerdo. ¿Tenemos acaso que criticar a Coppola por hacer una segunda entrega de ‘El padrino’?La MPA se ha mostrado especialmente activa en la lucha contra la piratería. ¿Diría que ya se están recogiendo los frutos y que ya no es un problema tan grave como lo fue antes de la aparición de las plataformas legales de ‘streaming’?Si usted cree eso es que el departamento de comunicación de ACE (el departamento de MPA dedicado a este cometido) está haciendo bien su trabajo. La piratería sigue siendo una amenaza existencial para la industria. La piratería, a pesar de lo que parezca, ha crecido y se ha vuelto muy sofisticada. Ya no se venden DVD en las esquinas, ahora puedes descargar una película (o un programa deportivo en directo) en tres segundos. Hay webs piratas con una presentación similar a Netflix. Y todo gratis. Ya no es que haya una altísima probabilidad de que el ordenador se infecte es que hay que ser consciente de que se están enriqueciendo auténticas organizaciones criminales cuyo principal cometido es el tráfico de drogas, el comercio sexual o el lavado de dinero. A veces, cuando las cosas parecen demasiado buenas para ser verdad, es que es así: son demasiado buenas para no ser un crimen.No es comparable con la piratería, pero lo que llevó a la huelga a la industria fue la desregulación sobre Inteligencia Artificial. ¿Qué hacer con ella?Testifiqué en el Senado en nombre de la industria sobre la IA y todos estuvimos de acuerdo en que tiene que haber guardarraíles. Tenemos que ser capaces de crear unas líneas rojas que no puedan ser superadas y que se mantengan en el tiempo. El problema, o uno de ellos, es que ni siquiera el creador de OPenAI puede predecir lo que será capaz de hacer la IA dentro de tres años. Así que se legisla sobre lo desconocido. En mi opinión, la IA va a ser un creador de empleo en nuestra industria y los artistas nunca serán reemplazados por los ordenadores: pero quizá los artistas que usan ordenadores pueden reemplazar a los artistas que no lo hacen.La página web de la MPA le asigna como principal cometido la clasificación de las películas por edades. Muchos creadores se lamentan de lo permisivos que son con la violencia y lo restrictivos que son con el sexo.Cada país tiene su propia forma de calificar las películas. Y las clasificaciones suelen estar determinadas por factores culturales. Es cierto que en Europa la violencia es más peligrosa que el sexo, y en América, el sexo más que la violencia. El principio de la MPA, que no digo que sea el que se deba aplicar a todo el mundo, es que la industria se autorregule. No decimos si esta o aquella película se tiene que ver, sino que advertimos a los padres de lo que hay y que sean ellos los que decidan. El sistema fue creado hace casi 60 años por uno de mis predecesores y la razón por la que lo hizo fue para proteger nuestros derechos de la Primera Enmienda para contar historias. El sistema tiene ahora un 92% de aprobación entre el público. Creemos que es mejor que la industria regule a la industria. Pero, insisto, eso en Estados Unidos. En otros países el criterio puede ser que sea el gobierno, por ejemplo, el que dicte las normas y que funcione igual.¿Es consciente de que el nombre de la MPA quedará por siempre asociado al del muy restrictivo y muy terrible Código Hays?Sí, estaba lleno de reglas tan ridículas como si aparecía una mujer a punto de dar a luz tenía por fuerza que sonreír. Mi colega es historiador [señala a Stan McCoy, presidente y director de MPA para EMEA] podría explayarse sobre el asunto. [Lo hace]. Fue un producto de su tiempo que quedó lógicamente obsoleto y se cambió. Estamos muy orgullosos de cómo ha evolucionado el sistema hasta convertirse en algo adecuado para los tiempos que corren. Nunca hemos mirado atrás.¿Teme, usted que colaboró con Obama, un eventual regreso a la presidencia de Donald Trump?Lo primero es que no pude ver el debate porque fue a las tres de la madrugada. Desde luego, todos tenemos ideología y puntos de vista personales, pero, como industria, hemos existido durante 102 años y hemos conocido todas las administraciones posibles. Nuestras películas se ven tanto en los estados rojos como en los azules. Me gustaría creer que pase lo que pase en el panorama político no va a cambiar el hecho de que nuestra industria está aquí para quedarse. Cultura

Recomendación