Israel vuelve a pedir la evacuación de la capital de Gaza tras reanudar su ofensiva sobre la ciudad

Como si del día de la marmota se tratara, los habitantes de la ciudad de Gaza, capital del enclave palestino, han vuelto a ver como miles de panfletos caían desde aviones israelíes para advertir de una nueva evacuación. Tras varios día de ataques, el Ejército de Israel ha pedido a «todos» los ciudadanos que abandonen la localidad y se dirijan hacia el centro de la Franja. Lugar del que muchos de habían regresado tras la intensificación de los ataque en el sur de Gaza de los últimos meses.

«La ciudad de Gaza será una zona de combates peligrosa», se puede leer en el papel, después de que el Ejército, que calcula que en el norte de Gaza se encuentran unos 200.000 palestinos, haya emitido diversas órdenes locales de evacuación en barrios de la ciudad ante sus ofensivas, según recoge The Times of Israel. Los panfletos piden que los habitantes se dirijan hacia la localidad de Deir al Balá, en el centro de la Franja, y recogen instrucciones sobre rutas supuestamente seguras para este proceso de evacuación.

Esto llega varios días después de que se intensificaran los bombardeos en la capital. El Ejército israelí ha señalado este mismo miércoles que en el último día «decenas de terroristas» han sido «eliminados» en el barrio de Shujaia, en el este de la ciudad, donde además ha sido destruida «una ruta de túneles subterráneos». Además, han señalado que han entrado en la sede de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA) en esta localidad «tras abrir un paso para la salida ordenada de civiles de la zona».

Sobre el balance de las operaciones en estos meses, el ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, ha acudido al Parlamento para informar y desde allí ha reconocido que el 60% de los miembros de Hamás han muerto o resultado heridos durante los ataques a Gaza y ha señalado que el Ejército ha eliminado la mayoría de los 24 batallones del grupo islamista. Gallant ha defendido además la decisión de reconectar a la red eléctrica israelí una planta desalinizadora en Gaza y ha explicado que «la legitimidad internacional que reclama que haya condiciones humanitarias es una condición básica para permitir las operaciones del Ejército», tal y como ha recogido el diario Haaretz.

Los combates en la capital han coincidido con un fuerte ataque en Jan Yunis, al sur del enclave (donde se había centrado la ofensiva israelí el pasado mes), contra una escuela en la que se encontraban familias de desplazados que ha dejado ya cerca de 30 muertos y más de 50 heridos. Este hecho ha llevado a las Fuerzas de Defensa de Israel a anunciar la apertura de una investigación en torno al ataque.

 El ministro de Defensa ha afirmado que el 60% de milicianos de Hamás están muertos o heridos tras estos meses.  

Como si del día de la marmota se tratara, los habitantes de la ciudad de Gaza, capital del enclave palestino, han vuelto a ver como miles de panfletos caían desde aviones israelíes para advertir de una nueva evacuación. Tras varios día de ataques, el Ejército de Israel ha pedido a «todos» los ciudadanos que abandonen la localidad y se dirijan hacia el centro de la Franja. Lugar del que muchos de habían regresado tras la intensificación de los ataque en el sur de Gaza de los últimos meses.

«La ciudad de Gaza será una zona de combates peligrosa», se puede leer en el papel, después de que el Ejército, que calcula que en el norte de Gaza se encuentran unos 200.000 palestinos, haya emitido diversas órdenes locales de evacuación en barrios de la ciudad ante sus ofensivas, según recoge The Times of Israel. Los panfletos piden que los habitantes se dirijan hacia la localidad de Deir al Balá, en el centro de la Franja, y recogen instrucciones sobre rutas supuestamente seguras para este proceso de evacuación.

Esto llega varios días después de que se intensificaran los bombardeos en la capital. El Ejército israelí ha señalado este mismo miércoles que en el último día «decenas de terroristas» han sido «eliminados» en el barrio de Shujaia, en el este de la ciudad, donde además ha sido destruida «una ruta de túneles subterráneos». Además, han señalado que han entrado en la sede de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA) en esta localidad «tras abrir un paso para la salida ordenada de civiles de la zona».

Sobre el balance de las operaciones en estos meses, el ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, ha acudido al Parlamento para informar y desde allí ha reconocido que el 60% de los miembros de Hamás han muerto o resultado heridos durante los ataques a Gaza y ha señalado que el Ejército ha eliminado la mayoría de los 24 batallones del grupo islamista. Gallant ha defendido además la decisión de reconectar a la red eléctrica israelí una planta desalinizadora en Gaza y ha explicado que «la legitimidad internacional que reclama que haya condiciones humanitarias es una condición básica para permitir las operaciones del Ejército», tal y como ha recogido el diario Haaretz.

Los combates en la capital han coincidido con un fuerte ataque en Jan Yunis, al sur del enclave (donde se había centrado la ofensiva israelí el pasado mes), contra una escuela en la que se encontraban familias de desplazados que ha dejado ya cerca de 30 muertos y más de 50 heridos. Este hecho ha llevado a las Fuerzas de Defensa de Israel a anunciar la apertura de una investigación en torno al ataque.

 20MINUTOS.ES – Internacional

Recomendación