La casa de 57 millones de Tadao Ando que Kanye West destruyó a mazazos

<p>Seguro que Ye, el artista antes conocido como Kanye West, habla muchísimo con su terapeuta sobre casas. <strong>Seguro que le habla de la casa de su madre en Chicago</strong>, una construcción frágil de 60 metros cuadrados, en la que Kanye se crio mal encajado en el mundo, pero feliz con su refugio de amor. Al cabo de los años, Ye reprodujo la casa a<strong> escala 1:1</strong> como uno de los escenarios de sus conciertos de 2022. Seguro que Ye también habla con su psicólogo del piso de Los Ángeles que compró en 2004, cuando su carrera despegó. Hay fotografías publicadas de aquel lugar que parecía el loft de Big. Estaba lleno de juguetes y cuadros de superhéroes y su habitante siempre sonreía, como si habitara en su edad de la inocencia.</p>

Seguir leyendo

 El músico era un devoto del arquitecto. Compró una de sus joyas enMalibú y la sometió a una reforma tan radical que hoy es irreconocible y ha perdido parte de su valor  

Seguro que Ye, el artista antes conocido como Kanye West, habla muchísimo con su terapeuta sobre casas. Seguro que le habla de la casa de su madre en Chicago, una construcción frágil de 60 metros cuadrados, en la que Kanye se crio mal encajado en el mundo, pero feliz con su refugio de amor. Al cabo de los años, Ye reprodujo la casa a escala 1:1 como uno de los escenarios de sus conciertos de 2022. Seguro que Ye también habla con su psicólogo del piso de Los Ángeles que compró en 2004, cuando su carrera despegó. Hay fotografías publicadas de aquel lugar que parecía el loft de Big. Estaba lleno de juguetes y cuadros de superhéroes y su habitante siempre sonreía, como si habitara en su edad de la inocencia.

Después, llegó la casa de casado en Hidden Hills, la casa que hizo con Kim Kardashan. Muebles blancos sobre suelos blancos; un sofá Royère Polar Bear que West pagó con el dinero que ingresó al vender un Maybach; un pasillo tan desnudo que recordaba al monasterio de John Pawson en Chequia… West dijo que se había propuesto hacer «una mcmansion minimalista» y la frase tenía sentido porque el blog que abrió en 2007 para escribir sobre diseño siempre estuvo lleno de esas dos cosas aparentemente contradictorias: lujos absurdos e imágenes que transmitían el recogimiento de un místico.

¿Es fácil vivir en una mcmansion minimalista? ¿Ser feliz en ella? Kanye y Kim se separaron y, entonces, Kanye compró la casa de al lado, un inmueble grande pero tan convencional que seguro que su terapeuta debió de quedarse intrigado. Tras el divorcio, West recibió un diagnóstico de trastorno bipolar y dejó de resultar extravagante para parecer insolente.

Su espíritu sin paz se ha expresado también en la arquitectura. En 2022, Ye compró al banquero Richard Sachs una vivienda del arquitecto japonés Tadao Ando sobre la playa de Malibú por 57,3 millones de euros. El cantante había manifestado varias veces su veneración por el pritzker de 1995 y hasta lo nombró en una canción. Dos años después, la revista The New Yorker ha publicado un reportaje que explica que Ye ha destruido su casa en una reforma radical. El cantante ha entrado en esa fase en la que mata lo que ama, como en La balada de la cárcel de Reading de Wilde.

La misma casa, antes de las obras.JOHN CHAPPLE

Nadie compra una casa de Tadao Ando sin saber que eso implica vivir en una obra de arte, con sus encantos y dificultades. Ando es inflexible y severo como un poeta anciano. Trabaja el hormigón como si fuese un material precioso y se explica a sí mismo a través de conceptos filosóficos. Su carrera empezó con una serie de casitas despojadas en Japón, pero después ha trabajado para Armani, Karl Lagerfeld, Tom Ford, Beyoncé Knowles y Jay Z.

Richard Sachs fue su cliente. Sachs es un antiguo banquero de inversión que se retiró del oficio justo antes de la crisis de Lehman. Se convirtió entonces en coleccionista de arte y entró en contacto con Tadao Ando, que aceptó en 2009 construirle una de esas casas que aparecen en las películas de surferos, cimentadas sobre la arena y con vistas inconcebibles del mar.

El proyecto de Tadao Ando fue difícil y requirió que el arquitecto viajara 12 veces a California para dirigir las obras. Como la casa es una estructura muy pesada, sus cimientos son cuatro pilares profundos, de 18 metros. Desde la arena hasta la planta más baja hay un vacío de cuatro metros y medio y, después, tres alturas habitadas. En la más cercana al mar hay tres dormitorios. En la intermedia están el salón y la cocina. En la planta de arriba está la habitación principal, su terraza y el acceso a la calle trasera. O sea: a la vivienda se entra desde arriba y se escalona hasta acabar en el Pacífico.

El reportaje de The New Yorker tiene una hipótesis interesante: Ye ha sido el artista que llevó hasta lo sublime el arte del sample, la práctica de tomar sonidos conocidos, manipularlos y crear nuevas obras de arte con ellos. En Malibú, quiso hacer lo mismo. Hay, además, otra subtrama: Ye asociaba sus planes para Malibú con otra devoción, la que siente por el escultor James Turrell. Cuando compró el inmueble, Ye llevó a Malibú a Turrell para pedirle que trabajase allí. Turrel, según la revista, dijo que no tenía nada que añadir a esa casa. Ye, empeñado en conquistarlo, la destruyó para seguir su cortejo.

El reportaje de The New Yorker está basado en el testimonio del contratista de las obras, un hombre llamado Saxon que aparece como un narrador a la altura del relato. Se describe a sí mismo como un lunático, dice que también está diagnosticado como maniaco depresivo y narra que ha destruido a mazazos baños de mármol, balaustradas de vidrio y escaleras enteras, siempre vestido de negro para no llamar la atención de nadie. «Ye le reveló a Saxon, aunque no de una vez, que no quería cocina, baños, aire acondicionado, ventanas, lámparas ni calefacción. Tenía la intención de cortar el agua y la electricidad (y quitar el cable y el cableado de la casa, que atravesaba el hormigón en tubos de plástico)».

La vivienda ha perdido gran parte de su valor comercial pero eso no importa tanto porque Ye, en realidad, vive en otra galaxia.

 Cultura

Recomendación