Pearl Jam triunfan y emocionan en su primer concierto en Barcelona

<p>El alivio se respiraba en el <strong>Palau Sant Jordi de Barcelona </strong>mientras los asistentes al concierto de <strong>Pearl Jam</strong> se dirigían a sus asientos para recibir a la banda. No iba a ocurrir lo mismo que en Londres y Berlín hace apenas cinco días, cuando el grupo suspendió sus conciertos por enfermedad. El miedo a las cancelaciones puede que sea una de las respuestas a <strong>porqué hubo huecos vacíos</strong> en el recinto esta noche de sábado, algo que quizá pase de nuevo en su segunda cita en la ciudad, el próximo lunes. Hacía seis años que los de Seattle no tocaban en la capital catalana y la promoción del tour ha sido potente -carteles por doquier, bajada drástica de precios de entradas- pero bastantes fans optaron por hacer otros planes.</p>

Seguir leyendo

 La característica voz de Eddie Vedder -en muy buena forma- abrazó a los asistentes desde que el grupo apareció en escena para presentar su último disco Dark Matter, el duodécimo de estudio, además de otras perlas de su carrera.  

El alivio se respiraba en el Palau Sant Jordi de Barcelona mientras los asistentes al concierto de Pearl Jam se dirigían a sus asientos para recibir a la banda. No iba a ocurrir lo mismo que en Londres y Berlín hace apenas cinco días, cuando el grupo suspendió sus conciertos por enfermedad. El miedo a las cancelaciones puede que sea una de las respuestas a porqué hubo huecos vacíos en el recinto esta noche de sábado, algo que quizá pase de nuevo en su segunda cita en la ciudad, el próximo lunes. Hacía seis años que los de Seattle no tocaban en la capital catalana y la promoción del tour ha sido potente -carteles por doquier, bajada drástica de precios de entradas- pero bastantes fans optaron por hacer otros planes.

Quienes sí decidieron subir a Montjuïc les recibieron con emoción y camisetas de merchandising (hubo fans que iniciaron su peregrinación en la puerta del Mandarin Oriental, el súper lujoso hotel en el que se alojaron). La característica voz de Eddie Vedder –en muy buena forma- abrazó a los asistentes desde que el grupo apareció en escena para presentar su último disco Dark Matter, el duodécimo de estudio, además de otras perlas de su carrera. Pese a los años que han pasado desde que irrumpieron en la escena grunge en 1991 con su ya clásico álbum Ten, no han perdido del todo su espíritu disidente y no se han subido a la ola de shows clónicos como otros grandes nombres. La lista de temas que los estadounidenses interpretan esta gira varía en cada parada: por ejemplo, en Dublín abrieron con Release mientras que en Las Vegas empezaron con Of The Girl. En Barcelona decidieron decir hola a sus seguidores con Footsteps uno de los primeros temas de su carrera, una golosina para los más mitómanos.

También conservan aún ese carisma de tíos majos que les diferenció del resto de grupos del grunge de Seattle allá por los 90. Solo hubo que ver a Vedder leer en un castellano bastante aceptable (una dinámica que mantuvo durante casi todo el show, había hecho los deberes y los llevaba apuntados en una libreta): «Estamos muy felices de estar aquí con todos vosotros en la cima de esta montaña en una de las mejores ciudades del mundo, Barcelona», antes de lanzarse a desgranar temazos como Elderly Woman Behind the Counter in a Small Town. A estas alturas los corazones ya estaban arriba, el público en el bolsillo y no había pasado ni media hora.

Por supuesto, también presentaron una buena ración de temas de su nuevo trabajo como Scared of Fear, React, Respond, Wreckage o Dark Matter, claro. Producido por el codiciado y jovencísimo Andrew Watt (nació más o menos a la par que la banda), ha recibido buenas críticas y con él han apuntalado aún más su posición en lo más alto de las listas de bandas vivas respetadas. Aunque Vedder no se resiste a dejar la gorra hacia atrás, ya no hay jerseys roñosos ni una distorsión tan extrema: han dado pasos hacia un rock más clásico, con exhibiciones de solos de guitarra como la que se marcaron en Even Flow, pero sin perder su esencia.

Pearl Jam, este sábado en Barcelona.Gorka LeizaAraba

En dos horas y media de concierto, con un Vedder parlanchín y emocionado a ratos, el grupo consiguió que los asistentes pusieran a prueba su fortaleza física, su memoria y el alcance de su garganta con canciones tan míticas como Just Breathe o Do the Evolution. Y no faltó Alive -enlazada con una versión de Baba O’Riley de The Who- por si a alguien le quedaban dudas de que Eddie Vedder, Mike McCready, Stone Gossard, Matt Cameron, Boom Gaspar y Josh Klinghoffer siguen vivísimos y tocando

 Cultura

Recomendación