El museo de arte Kunsthaus en Zúrich anunció que procederá a la venta de una pintura de Claude Monet adquirida al coleccionista judío Carl Sachs, quien huyó del régimen nazi en 1939. La venta, según ha afirmado el museo, será llevada a cabo en acuerdo con los descendientes de Sachs.

El Kunsthaus, al igual que otros museos alrededor del mundo, ha iniciado una revisión exhaustiva de sus colecciones para determinar si algunas de sus obras fueron adquiridas como resultado directo o indirecto de la persecución nazi contra coleccionistas judíos. Esta medida busca transparentar y corregir cualquier irregularidad asociada con las adquisiciones durante y previo a la Segunda Guerra Mundial.

Carl Sachs, un empresario judío dedicado al negocio textil en Breslau, la actual Polonia, se vio obligado a huir a Suiza junto a su esposa, Margarete, para escapar de la persecución nazi. Durante su estancia en el país alpino, la pareja se vio forzada a vender varias de sus preciadas obras de arte para poder subsistir. Una de estas obras fue L’Homme à l’ombrelle (“Hombre con Parasol”) del afamado impresionista francés, la cual fue la primera de varias ventas forzadas.

El abogado de los herederos de Strauss, Imke Gielen, expresó su satisfacción con la decisión tomada por el museo. “La familia acoge con satisfacción el último movimiento como una solución justa y equitativa para la obra”, manifestó Gielen.