Valentina Zenere como Nahir, la mujer más joven condenada a cadena perpetua en Argentina: «Interpretarla hizo que aparezca hasta en mis sueños»

<p>Fernando Pastorizzo tenía 20 años cuando se encontró su cadáver en Gualeguaychú, ciudad fronteriza entre Argentina y Uruguay, el 29 de diciembre de 2017. Su novia tenía 19 años en ese momento. Fue interrogada inicialmente como testigo, pero no fue hasta esa misma noche que admitió el asesinato, lo que cambió para siempre la percepción de su nombre en Argentina:<strong> Nahir Galarza</strong>. Medio año después<strong> la justicia la declaró culpable de «homicidio calificado por la relación de pareja que mantenía o había mantenido con la víctima</strong>» y se convirtió en la mujer más joven en Argentina en recibir una sentencia de cadena perpetua.</p>

Seguir leyendo

 La actriz de ‘Élite’ es la protagonista de ‘Nahir’, un true crime sobre uno de los casos policiacos más conmovedores de Argentina en los últimos años.  

Fernando Pastorizzo tenía 20 años cuando se encontró su cadáver en Gualeguaychú, ciudad fronteriza entre Argentina y Uruguay, el 29 de diciembre de 2017. Su novia tenía 19 años en ese momento. Fue interrogada inicialmente como testigo, pero no fue hasta esa misma noche que admitió el asesinato, lo que cambió para siempre la percepción de su nombre en Argentina: Nahir Galarza. Medio año después la justicia la declaró culpable de «homicidio calificado por la relación de pareja que mantenía o había mantenido con la víctima» y se convirtió en la mujer más joven en Argentina en recibir una sentencia de cadena perpetua.

Valentina Zenere revive ahora el crimen que conmocionó a la sociedad argentina en la película Nahir, dirigida por Hernán Guerschuny y que puede verse en Prime Video. Un papel que ha tenido un impacto profundo en la actriz: «Es la primera vez que me pasó soñar con un personaje, estaba muy metida en lo que estábamos haciendo. «, explica en una entrevista por videoconferencia.

Valentina Zenere y Simón Hempe se adentran en los roles de la pareja protagonista. Zenere, que inició su carrera desde muy joven, es actriz argentina y reside actualmente en Madrid. Su participación en series como Soy Luna y Élite no solo consolidó su carrera, sino que también le abrió las puertas a la escena internacional.

Ponerse en la piel de Nahir ha representado un desafío completamente nuevo para Zenere. La actriz abandona la escenografía de «Las encinas», el ficticio colegio de élite, y el mundo privilegiado de fiestas de alta sociedad, para sumergirse en el entorno seco y hostil de la ciudad fronteriza argentina. Ahora los problemas que la actriz interpreta son los de la vida de Nahir: cuidar de un hermano autista, un padre posesivo y una relación tóxica.

Recién regresada a Madrid desde Argentina, la actriz opta por mantener apagada su cámara durante la entrevista. Habla sobre el estreno de la película y el desafío que implicó el cambio de la televisión al cine, así como la transformación para encarnar un personaje tan distinto. «Como actriz, es el mejor regalo que podrían haberme hecho«, afirma.

Valentina Zenere no se acuerda de su verano del 2018. A diferencia de Nahir, en la vida de la actriz ningún recuerdo de esa época fue tan dramático para calar en su memoria. «Seguramente estaba en Uruguay», dice, como quien repite una rutina de manera automatizada.

No fue hasta el año pasado que el proyecto la obligó a sumergirse en el crimen que le dio su primer papel protagonista y cumplió su sueño de llegar a la pantalla grande: «Soy muy caótica, no me entero mucho de las cosas, no soy de las que leen las noticias todos los días. Voy por la vida a mi bola, como dicen acá».

Al adentrarse en todo lo sucedido, a Zenere hay cosas que le repercutieron más que otras: «Ella me parece una persona muy intrigante, es difícil sacarle la ficha por dónde va, los silencios, la mirada…».

Zenere distingue pequeñas similitudes entre su personalidad y la de Nahir, como la capacidad o el calvario de contener las emociones, pero admite que transformarse en el personaje de una psicópata fue un proceso largo y complejo. «Tuve tres ‘coaches’ distintos. Para nosotros era muy importante trabajar el vínculo que tenían ellos dos en la pareja, la toxicidad de su relación y cómo se manejaban. También me ayudaron mucho con todo el tema vocal: ella habla muchísimo más agudo que yo y con el acento entrerriano. Con todo eso intentamos hacer nuestra versión de Nahir«.

«Quien no ha tenido una relación tóxica, miente»

La toxicidad de la pareja formada por Pastorizzo y Galarza fue un punto destacado por todos los testigos durante el juicio, incluyendo amigos, primos y padres. Ésta alcanzó su clímax cuando Nahir se besó con otros hombres frente a Pastorizzo durante la noche de Navidad, tres días antes del asesinato. Situaciones como estas, junto con una constante serie de llamadas de Fernando, eran comunes en el vínculo que mantenían los jóvenes de Entre Ríos.

¿Ha sufrido la propia actriz relaciones tóxicas de este tipo? «Quien no las ha tenido, miente. Yo las he tenido y las he sorteado bien. La pareja es un espejo de uno mismo, cuando le echas la culpa al otro en realidad te tienes que fijar cómo te estás manejando y sintiéndote. Con mucha terapia estoy dando lo mejor de mí para que todo salga bien».

El nombre de la actriz también fue noticia el año pasado en la prensa española debido a su relación con Jordi Pujol Lladó, nieto del empresario y ex ministro José Lladó. El vínculo entre Zenere y Pujol terminó hace un año. «Con mi separación estoy bien recién ahora, pero fue muy duro, la verdad. Ya va a hacer un año y toca seguir», admite. Y resalta el aprecio que tiene por su ex pareja, con quien comparte la custodia compartida de su «hijo» canino: «Al principio fue más difícil, pero ambos asumimos el compromiso desde el momento en que decidimos tener un perro juntos, sabiendo que podría haber una separación. Ahora estamos afrontándolo, como debe ser».

La polémica del caso Nahir tuvo poca repercusión en España, pero ahora la película pone al día al público. Además, la misma plataforma lo hace de forma completa, ya que además de la ficción estrenó el documental Nahir: el secreto de un crimen. En solo dos episodios la serie documental no solo ofrece la entrevista a Nahir por Alejandro Hartmann, sino que también incluye entrevistas con figuras clave del caso.

«Mi trabajo es no juzgar, no puedo sentarme a contar una verdad en la que no creo; tuve que creer todo lo que ella decía que había pasado»

El crimen no solo fue polémico por la excéntrica figura de la condenada, sino también por el debate que suscitó la rapidez con la que se resolvió el caso, a diferencia de muchos crímenes de violencia machista que permanecen sin resolver durante años. Otro aspecto importante son las diversas versiones que Nahir dio sobre la noche del asesinato y su última declaración, en la que inculpó a su padre del crimen.

También fue controvertida la condena social que enfrentó Nahir y cómo su nombre se popularizó, mientras que los nombres de los autores de crímenes de violencia machista se acumulaban en el olvido. En su única entrevista televisiva desde el penal de Paraná, ofrecida en 2019 a la periodista Mariana Fabianni, Nahir confesaba: «Me gustaría decir que creo que lo que se hizo conmigo fue injusto, tanto social como mediáticamente. La sociedad me condenó, no la justicia«, dijo. «Cuando tuve que contarlo, nadie me creyó. En lugar de eso, se fijaron en mi apariencia, en cómo llevaba el pelo, si tenía las uñas pintadas, qué ropa llevaba… Nadie se preguntó qué había pasado para llegar a esa situación».

Esa fue la tarea de Valentina Zenere, asumir el discurso de Nahir hasta hacerlo suyo: «Mi trabajo es entender a la persona que interpreto. Si no puedo entenderla, no puedo representarla. Mi trabajo es no juzgar, no puedo sentarme a contar una verdad en la que no creo; tuve que creer todo lo que ella decía que había pasado».

Hay otra similitud entre Nahir y Valentina: las dos han sido juzgadas por su apariencia, algo que les trajo sufrimiento a ambas. «Toda mi vida me han juzgado por mi belleza«, confiesa la actriz. Con un tono encrespado que trasciende la pantalla, Valentina se defiende: «Creo que he demostrado de sobra mis capacidades en la película, amor». Pero, por si queda alguna duda, agrega: «Realmente me da igual lo que piensen».

 Cultura

Recomendación