Vuelve ‘Perdidos’, una de las series más legendarias de todos los tiempos pese a sus enormes defectos

<p><i>Perdidas</i>, el podcast de Javier P. Martín que desde 2021 lleva repasando <i><strong>Perdidos </strong></i>episodio a episodio, finalizará en septiembre, coincidiendo con el <strong>vigésimo aniversario del estreno de la serie</strong>. Han cambiado muchas cosas desde aquel 2004. A partir de esta misma semana hay un cambio más. Y es importante: desde el 1 de julio de 2024, <i><strong>Perdidos </strong></i>está disponible en Netflix en EE.UU. Así que <i>Perdidas </i>quizá celebre su final con <i>Perdidos </i>convertida en otra de esas series que, una vez que entran a formar parte del catálogo de la N roja, viven una nueva y extraña juventud. Si le ha pasado hasta a <i>Suits</i>, que es una chorrada, cómo no va a pasarle a una de las ficciones televisivas más legendarias de todos los tiempos. ¿Una de las mejores también? Eso es irrelevante.</p>

Seguir leyendo

 Regresa a Disney+ la historia de los supervivientes del vuelo 815 de Oceanic Airlines  

Perdidas, el podcast de Javier P. Martín que desde 2021 lleva repasando Perdidos episodio a episodio, finalizará en septiembre, coincidiendo con el vigésimo aniversario del estreno de la serie. Han cambiado muchas cosas desde aquel 2004. A partir de esta misma semana hay un cambio más. Y es importante: desde el 1 de julio de 2024, Perdidos está disponible en Netflix en EE.UU. Así que Perdidas quizá celebre su final con Perdidos convertida en otra de esas series que, una vez que entran a formar parte del catálogo de la N roja, viven una nueva y extraña juventud. Si le ha pasado hasta a Suits, que es una chorrada, cómo no va a pasarle a una de las ficciones televisivas más legendarias de todos los tiempos. ¿Una de las mejores también? Eso es irrelevante.

No han tardado en publicarse artículos sugiriendo maneras de ver Perdidos más rápido. Trucos para consumir (maldito verbo) sus 121 episodios de la manera más eficiente (maldito adjetivo). Que si este me lo salto, que si aquel lo veo con la tecla de avance rápido pulsada. Menuda manera de destruir una experiencia audiovisual única. Perdidos es adictiva, sorprendente, emocionante, desvergonzada, divertida y mágica. También sinvergüenza, estafadora, incoherente, frustrante, ridícula y pretenciosa. Pero si quitas esta última frase, se acercará más a esa serie del montón que nunca debería ser. Ver Perdidos es como visitar la Estatua de la Libertad la primera vez que vas a Nueva York: solo puedes decir que no es para tanto una vez que has empleado el tiempo y el esfuerzo en comprobarlo por tu cuenta. Perdidos no es para tanto. Pero sí es para tanto.

A la serie creada por J.J. Abrams y Damon Lindelof se le pueden atribuir méritos enormes, defectos tremendos y algunas cosas que no sabríamos en qué cajón meter, si en el de los aciertos o en el de los fallos. Perdidos tiene uno de los repartos más descompensados de la historia de la televisión, pero supo sacar oro de él. Pronto pierde el control sobre su propia narrativa (algunos de sus guionistas terminaron por confirmarlo), pero hace de ello su marca propia. Añade a su mejunje tramas, personas e ideas sin saber bien qué hacer con ellas, pero con la misma desfachatez las deja morir. Perdidos tiene un episodio piloto tan perfecto que podría emitirse hoy mismo y un episodio final tan caradura que no debería haberse emitido nunca. Ambos siguen presentes (y vigentes) en la memoria de quienes los vimos en su momento. Llevamos hablando, más mal que bien, de Perdidos desde hace dos décadas. Y seguiremos haciéndolo. Ni muerto me pierdo la fiesta final de Perdidas. Y ni muerto rechazaré la opción de entrevistar en cualquier momento a cualquiera de los(t) actores. Preferiría a Michael Emerson (Ben) o a Elizabeth Mitchell (Juliet), la verdad, pero no le haría ascos ni a la limitadísima Emilie de Ravin (Claire).

¿Queda alguien por saber qué es Perdidos, de qué va y por qué lo fue todo? Tal vez sí. Es comprensible que Netflix quiera conquistar a esas jovencísimas personas que han oído a sus mayores hablar de esta serie (y de Megaupload) pero no la han visto todavía. ¿Se engancharán a la historia de los supervivientes del vuelo 815 de Oceanic Airlines? ¿Fliparán, como flipamos nosotros, con sus giros, sus locuras y sus inventos? ¿Volverá a haber un Team Jack y un Team Sawyer? Perdidos, disponible en España a través de Disney+, no es una de las mejores series de la historia de la televisión, pero sí es una de las más importantes. Yo siempre fui Team Sawyer, por cierto…

 Cultura

Recomendación